Tim Burton's Town

La web más veterana sobre Tim Burton en español

Frankenweenie

Frankenweenie (2012)

Nuevo poster de FrankenweenieAlicia y Sombras tenebrosas parecían dos proyectos hechos con desgana, donde había poco esfuerzo en desarrollar una historia interesante y donde la personalidad de Tim Burton apenas se notaba más que en crear una ambientación lujosa y visualmente atractiva, como siempre ha ocurrido con las películas de Burton.

Con Frankenweenie, parece que el director estaba ante una historia que le atraía más y donde ha dejado más de su sello, tanto por argumento (como es sabido, adaptación de un cortometraje rodado por Burton en 1984) como por la técnica a emplear (animación en stop-motion, tan querida por el realizador). Así creo que el resultado ha sido superior al de sus dos anteriores películas, sin llegar al nivel de sus mejores obras, pero sí bastante satisfactorio.

De entrada, lo primero que se percibe al ver la película es el claro elemento autobiográfico. Salta a la vista  que Vincent, el niño protagonista, es un alter ego directo de Tim Burton, quien seguro que de niño también se dedicaba a rodar películas amateurs sobre monstruos gigantes. También se percibe el amor al cine clásico de terror y de monstruos gigantes. La colección de homenajes es constante: desde el punto de partida de la historia, que homenajea al Frankenstein de la Universal (de ahí también el blanco y negro); la perra vecina, a la que le surge un pelo a lo novia de Frankenstein; el niño Edgar ‘E’ Gore, que recuerda a Igor, el ayudante del doctor; el profesor, que es un calco de Vincent Price (el gran actor favorito de Tim Burton); la emisión en TV de una película del Drácula de Christopher Lee que están viendo los padres; uno de los niños tiene la cabeza aplanada al estilo del monstruo de Frankenstein de Boris Karloff; la tortuga gigante recuerda a Gamera, monstruo habitual del “kaiju eiga” (o cine de monstruos gigantes nipón) que consistía en una enorme tortuga voladora, y que no en vano resulta como producto de la experimentación del niño japonés…

Frankenweenie retro 4El estilo de diseño de los personajes también es fiel al estilo timburtoniano, feísta, macabro e infantil todo al mismo tiempo. Y es fácil encontrar referencia a otros personajes anteriores: la niña extraña de los ojos muy abiertos podría haber salido del libro La melancólica muerte de Chico Ostra; la rata mutante recuerda fácilmente al hombre lobo de Pesadilla antes de Navidad; la niña Elsa Van Helsing (otro homenaje) recuerda a la adolescente de Bitelchús (por algo le pone voz la mismísima Winona Ryder)…

La fidelidad la encontramos también en el reparto de voces que, aunque no cuenten con los habituales Johnny Depp o Helena Bonham-Carter, lo forman actores que sí han trabajado anteriormente con Burton: Winona Ryder, Martin Short, Martin Landau, Catherine O’Hara… Y fidelidad, por supuesto, en su equipo técnico: con el diseño de producción del estupendo Rick Heinrichs (quien ya colaboró con Burton en el corto original), el montaje de Chris Lebenzon, la música (delicada y terrorífica, según pide el momento) del fiel Danny Elfman…

Al margen de fidelidades, otro de los puntos positivos de la película es el guión (también por el habitual John August) que consigue que el argumento no se convierta en un corto alargado, enriqueciéndola con nuevos personajes (la colección de insólitos niños) y situaciones (la horda de monstruos que se forma y el descontrol en el pueblo), ofreciendo una historia sencilla y entrañable. Y hablando de entrañable, si hay un personaje que roba protagonismo y atrapa la ternura del espectador ese es el perro Sparky, con su comportamiento y sus acciones cuando se encuentra solo y no interactúa con humanos (su actitud con la perrita vecina, cuando se escapa al cementerio…)

Para finalizar, Burton consigue con Frankenweenie salir del bache que supusieron Alicia y Sombras tenebrosas y ofrece una buena película de animación en stop-motion, con una entretenida y entrañable historia, repleta de esos personajes entre macabros e infantiles tan de Tim Burton y repleta de decenas de homenajes al cine que siempre le ha gustado a nuestro director. No opino que se encuentre a la altura de sus grandes películas, pero al menos sí parece un camino a seguir y no tantos proyectos que parecen de encargo y realizados sin entusiasmo.

Calificación:estrellaestrellaestrellaestrella