Tim Burton's Town

La web más veterana sobre Tim Burton en español

Bitelchus

(Beeteljuice, 1988)

BeeteljuiceEl matrimonio formado por Adam y Barbara Maitland (Alec Baldwin y Geena Davis) fallecen y descubren que les ha tocado ser fantasmas en su propia casa. A ella irán a vivir una serie de extrafalarios personajes que querrán cambiar la decoración de la casa y entre los que destaca la hija Lydia (Winona Ryder), la única que podrá ver a los dos fantasmas. Éstos, para poder expulsar a los molestos inquilinos se verán obligados a contratar a un extraño personaje: el “bioexorcista” Bitelchús (Michael Keaton), lo que les causará más de un problema.
El guión, escrito por Michael McDowell, se ajustaba como un guante al lado más gótico y macabro de Burton, junto a la idea del outsider representado por el personaje de Bitelchús, marginado en el mundo de los muertos, los detalles circenses al final de la película…
BeeteljuiceLa historia establece un curioso paralelismo entre el mundo de los vivos y el de los muertos donde los personajes son casi tan extravagantes en el mundo real (el marido que sólo piensa en recortar cupones, la esposa, una presuntuosa escultora, la macabra hija…) como en el de los muertos (el bioexorcista Bitelchús, los increibles personajes de la sala de espera…). Además, de encontrarse el matrimonio, en el lado de la muerte, trabas burocráticas para recibir explicaciones sobre su nueva condición de fantasmas y un curioso libro, el Manual para los recientemente fallecidos, con explicaciones para aprender a comportarse en el mundo de los fantasmas.

Si la anterior película de Burton podía parecer una sucesión de sketchs, en esta ocasión nos encontramos con un guión mejor hilvanado junto a escenas genialmente resueltas como la muerte del matrimonio y la elipsis siguiente que nos hace creer que cuando llegan a casa todavía están vivos; los momentos de los gusanos de arena; y, sobre todo, la divertidísima escena del baile de la familia inquilina al ritmo del “Banana Boat Song”, de Harry Belafonte.

La película, que tuvo un modesto presupuesto, consiguió un notable éxito de taquilla, consiguiendo incluso un Oscar (tal vez algo exagerado) a los efectos especiales. Esto dio lugar, algunos años después, a la creación de una serie de dibujos animados en la que se traicionaba en buena medida el argumento original: aquí la niña Lydia y Bitelchús eran amigos (cuando en la película era al contrario) y transcurría en el mundo de los muertos.

Calificación:estrellaestrellaestrellaestrella