Tim Burton's Town

La web más veterana sobre Tim Burton en español

Big Eyes

Big Eyes (2014)

Big Eyes posterMucha gente se mostró sorprendida con que el siguiente film de Tim Burton fuera una historia tan alejada de los temas y obsesiones habituales de nuestro director: la vida real de la pintora Margaret Keane que en los años 60 triunfó con sus cuadros caracterizados por niños con los ojos exageradamente grandes y que tuvo que luchar en los tribunales por la autoría de sus pinturas ya que era su marido quien afirmaba ser el verdadero pintor de ellas.

No debería de sorprender tanto el que Burton eligiera dirigir esta historia ya que los cuadros de Margaret Keane han sido siempre una gran afición para el director. De hecho, durante la etapa en que salía con Lisa Marie, encargó a la pintora un retrato de su entonces pareja, lo que puede dar idea de la afición que sentía nuestro hombre por las pinturas de los ojos grandes.

De modo que cuando llegó a sus manos el guión de Scott Alexander y Larry Karaszewski (con los que había trabajado anteriormente en Ed Wood) sintió que ese tenía que ser su siguiente proyecto, tras Sombras tenebrosas y la animada Frankenweenie. Tras decidir alejarse de sus repartos habituales (también sorprendió que no contase con el protagonismo de Johnny Depp y Helena Bonham-Carter) seleccionó como pareja central a los actores Amy Adams y Christoph Waltz.

El resultado final, una vez visto el film, destaca por su estilo totalmente alejado de los cánones timburtonianos, lo que hace que podría pasar totalmente por un trabajo dirigido por cualquier otro director impersonal estadounidense. Tan solo en las escenas de las visiones de la protagonista en que ve a la gente y a sí misma con los ojos grandes de sus pinturas parece que nos aproximamos algo a su estilo característico. También es difícil encontrar aquí alguno de esos personajes suyos tan típicos de inadaptados y ajenos a la realidad en la que viven.

Amy Adams como la pintora Margaret KeaneUna vez asumido que esta no va a ser la típica película timburtoniana, nos encontramos con una bien narrada historia (ayuda el excelente guión del dúo Alexander-Karaszewski) centrada en el personaje de una estupenda Amy Adams y su evolución desde ingenua pintora llegada a la gran ciudad (San Francisco) pasando por el romance con el personaje de Christoph Waltz (estupendo también como adulador-embaucador de instinto innato para los negocios), el éxito con los cuadros pintados por ella, la crisis de la relación de la pareja y el final en los tribunales. La trama se sigue con gran interés y fluidez a través de los principales episodios de la vida de Margaret Keane sin caídas en el ritmo de la historia que hacen que lleguemos a la hora y 45 minutos de duración en un suspiro. Tal vez lo único achacable al argumento sea la excesiva sensación de historia ligera que se puede quedar una vez terminado de ver el film, que el guión no cuente nada excesivamente relevante.


Puede que sea esta comentada sensación final de la película lo que ha hecho que la recepción de muchos críticos haya sido la de una cierta frialdad; y que la ausencia del espíritu timburtoniano haya llevado a muchos a acusarle prematuramente a Burton de haber abandonado su estilo propio. Al margen de esto sí que creo que nos encontramos ante un buen film, interesante, enriquecido con buenas interpretaciones por parte de la pareja protagonista y que la ausencia del estilo habitual de Tim Burton no debería llevarnos a menospreciarlo.

Calificación:estrellaestrellaestrellaestrella