Tim Burton's Town

La web más veterana sobre Tim Burton en español

Batman

(Batman, 1989)

BatmanLa idea de adaptar al cine el famoso personaje de la D.C. Comics venía de mucho tiempo atrás. En concreto de 1979, cuando, tras el éxito de Superman se intentó repetir la jugada rodando una película siguiendo su mismo esquema: rodando la infancia y crecimiento del héroe hasta la edad adulta y siguiendo la estética pop de la serie de los años 60. Sin embargo, este proyecto nunca llegó a llevarse a cabo y hubo que esperar diez años para que un film sobre Batman viera finalmente la luz.
Sin embargo, durante ese tiempo, el héroe del comic experimentó cambios, especialmente debidos a un par de obras. Ambas de 1986, surgieron para, en el 50 aniversario de Batman, dar una visión novedosa y diferente del personaje. Los comics fueron “Batman. El señor de la noche”, con guión y dibujos de Frank Miller y “La broma asesina”, de Alan Moore, con dibujos de Brian Bolland. En el primero se mostraba a un Batman decadente y tenebroso que vivía atormentado en una poco luminosa Gotham. En el segundo, el personaje de Batman se presentaba de forma ambigua: el hombre murciélago es un psicópata como Joker, mientras uno está obsesionado con causar el mal, el otro se empecina en castigarlo.
De este modo, Burton (quien fue asignado al proyecto tras bajarjarse los nombres de gente como Ivan-Cazafantasmas- Reitman o Joe -Gremlins- Dante) aportó este toque más oscuro y supo adaptar la historia hacia sus inquietudes personales, como la figura de Batman (Michael Keaton) inadaptado en el mundo que le rodea. El guión de Sam Hamm, por otra parte, no incluyó a Robin (para centrarse más en la psicología del personaje central) y eligió como villano al Joker (Jack Nicholson) y como novia del protagonista a una periodista, Vicky Vale, interpretada por Kim Basinger.
El verdadero eje de la historia es el antagonismo entre Batman y Joker, siguiendo el modelo de los últimos comics sobre el personaje. Ambos están destinados, uno a combatir el crimen y el otro a cometerlo debido a un suceso que marcó sus vidas. Y cada uno es responsable del hecho que marcó al otro. Si el millonario Bruce Wayne decide convertirse en Batman por las noches para combatir el mal es porque la persona que fue antes Joker mató a sus padres siendo niño. Si el ladrón de medio pelo Jack Napier pasó a convertirse en el archicriminal Joker fue a raíz de ser arrojado fortuitamente por Batman a una sustancia química. De este modo, cada uno es culpable del destino del otro.
Imagen de Batman
Sin embargo, el cambio en cada uno es diferente, mientras Batman resulta un ser oscuro y misterioso, el Joker está siempre rodeado de juguetes de tipo circense (muy a lo Burton), aunque con fines macabros. Pese a todo, Joker considera su actividad (el crimen) como un arte, mientras que la de Batman resulta ser un enorme peso sobre sus espaldas: la enorme responsabilidad que le ha recaído de defender a los habitantes de Gotham City.
Destacar el lóbrego diseño de la ciudad, a manos de Anton Furst: un mundo oscuro, de altas casas y estrechas calles ambientada en una fecha que podrían ser los años 40. A ello hay que sumar un ambiente siempre nocturno y una altísima catedral (casi irreal) en el que se desarrolla el duelo final.
La película, gracias al marketing, obtuvo un fenomenal éxito, lo cual llevó a muchos críticos con prejuicios a considerarla nada más que la típìca cinta comercial. El tiempo ha puesto a la película en su sitio, sobre todo comparada con las continuaciones que hizo posteriormente Joel Schumacher.
Calificación:estrellaestrellaestrellaestrella