Tim Burton's Town

La web más veterana sobre Tim Burton en español

Alicia en el país de las maravillas

(Alice in Wonderland, 2010)

Alicia en el país de las maravillas - portadaHabiendo pasado una temporada desde que vi Alicia en el país de las maravillas y con tiempo de madurar una opinión sobre ella, se puede decir que supone un paso en falso en la carrera de Tim Burton, una brusca caída respecto a Sweeney Todd, que para mí, en cambio, es uno de sus mejores films.
La Alicia de Tim Burton sigue un poco el esquema argumental de Hook, la película de Steven Spielberg, en el sentido de que se trata también de una continuación de otra historia clásica. Al igual que aquel Peter Pan interpretado por Robin Williams, aquí Alicia volvió del lugar fantástico donde vivió grandes aventuras, pero con el tiempo ha olvidado lo que fue y donde estuvo. Cuando regrese al país de las maravillas, ahora mayor de edad, se reencontrará con sus viejos compañeros de aventuras y tendrá que recordar quien fue tiempo atrás.
El esquema de continuación, segunda parte de la vieja historia  (ya que la película es más una continuación del libro que una nueva adaptación de lo que conocíamos) no tenía por qué estar mal y para Tim Burton podía ser una buena ocasión para exhibir su habitual imaginario visual. Sin embargo, el film decepciona por una cosa habitualmente importante, el guión. Y es que parece como si los mandamases de Disney hubieran pensado que para hacer una nueva versión de Alicia tan sólo hacía falta una leve excusa argumental y arroparlo con un director de nombre (acompañado por su actor fetiche, que ahora es una gran estrella y arrastra a la gente al cine), lujosa apariencia visual y el gancho de las 3 dimensiones (aunque viendo el enorme éxito internacional cualquiera diría que los productores han acertado de pleno).
Alicia en el país de las maravillas - imagenSin embargo, estos ingredientes no hacen una buena película. Sí es verdad que el film cuenta con un aspecto visual excelente y muy imaginativo (detalle impecable en cualquier producción de Tim Burton), unos efectos especiales perfectos (casi todo en el film está realizado por ordenador, escenarios, animales, detalles anatómicos deformados…) y un acompañamiento sonoro inmejorable del colaborador habitual Danny Elfman (que otorga a la protagonista un estupendo tema central, interpretado por el también tradicional coro infantil) Sin embargo, si no tenemos una buena historia, difícil suele ser conseguir también una buena película.
Y es que a lo largo del guión (narrado con una preocupante desgana) los personajes deambulan de un lado para otro sin unas motivaciones claras, sin estar bien perfilados, aparecen y desaparecen, van y vienen, el argumento es deslavazado, sin una línea argumental definida y con el recurso manido del personaje central como protagonista de una profecía para salvar el mundo. Y Alicia (con unas muy timburtonianas ojeras y que se es muy moderna y se resiste a un matrimonio concertado) da la impresión de que va de un sitio a otro tan sólo porque tiene que hacerlo. Las interpretaciones tampoco destacan mucho, ni la sosa Mia Wasikowska interpretando a Alicia ni un Johnny Depp que parece no encontrarse en su salsa (qué contraste con la intensa interpretación en Sweeney Todd que le valió una nominación al Oscar) El resto de secundarios como Helena Bonham-Carter o Anne Hathaway pues realizan una labor más bien discreta.

La desgana a la hora de narrar la historia (esa batalla final y combate con el monstruo que parecen ventilados lo más rápido posible, el baile del sombrerero final terrible, el soso momento en que Alicia recuerda quien es…) no hace más que reforzar la impresión de que esta Alicia en el país de las maravillas ha sido un encargo de Disney para Tim Burton, quien ha cumplido la papeleta sin poder meter mucha baza en la historia y darle el toque que a él realmente le hubiera gustado (¿más adulto, más oscuro, tal vez?). Después de la fuerza, terror, oscuridad, intensidad de Sweeney Todd, sorprende la apatía con la que Burton ha afrontado esta película, que me confirma, como digo, la sensación de encargo a acometer.
Tras El planeta de los simios, se puede considerar Alicia como la peor película de Tim Burton y esperemos que para su siguiente proyecto (aún sin conocerse a ciencia cierta cuando escribo estas líneas) sí aborde una historia personal y sin las interferencias y las influencias perniciosas de un estudio poderoso como Disney.
Calificación:estrellaestrella